¿QUE SABES DE LA ALIMENTACIÓN DE TU GATO?

¿QUE SABES DE LA ALIMENTACIÓN DE TU GATO?

Los gatos están cada vez más presentes en los hogares de todo el mundo. Si tienes un gato en casa y quieres ponerte a prueba para saber cuánto sabes sobre tu gato, no te puedes perder este artículo. ¡Ponte a prueba con este artículo sobre la alimentación de tu gato!

1. Tu gato es…. 

a) Omnívoro    b) Herbívoro    c) Carnívoro

Pues tu gato no es solo carnívoro sino que es lo que llamamos carnívoro obligatorio o carnívoro estricto. Esto quiere decir que su alimentación se sustenta en alimentos de origen animal. Los perros también pertenecen al orden de los carnívoros pero tienen más desarrollada su habilidad oportunista en la que siendo clasificado por algunos autores como omnívoros.

Tu gato tiene necesidades especiales y por eso es importante que conozcas cuál es su alimentación adecuada. Hay que tener en cuenta que las deficiencias nutricionales causadas por una mala alimentación pueden desencadenar síntomas sutiles en tu mascota tales como problemas de piel e incluso llegar a agravarse pudiendo presentar trastornos neurológicos, debilidad e incluso la muerte.

Para metabolizar las proteínas, aminoácidos, grasas y vitaminas, tu gato ha desarrollado mecanismos específicos. Por ejemplo, el requisito mínimo de proteína de un gato en crecimiento es aproximadamente un 50% mayor que el de un perro de la misma edad. En cuanto a un gato adulto, la cantidad de proteínas para su mantenimiento es como mínimo un 40% por encima del de un perro adulto. Es decir, los gatos necesitan dietas altas en proteínas y especialmente con origen animal.

Esta alta demanda de proteína es en parte por la habilidad que los gatos tienen de utilizar los aminoácidos - moléculas que forman las proteínas - como fuente principal para producir energía. Esta adaptación es probablemente una herencia de su pasado cazador carnívoro, donde la carne, compuesta prácticamente en su totalidad por proteína, era la base de su alimentación.

En el caso de los gatos adultos necesitan que su dieta contenga como mínimo un 25% de proteína para un mantenimiento adecuado. Existen estudios sobre la actividad enzimática en el sistema digestivo de los gatos que revelan que éste está constantemente activo para hacer frente a las altas cantidades de proteínas. Esta alta activación hace que haya una pérdida “obligatoria” de las proteínas ingeridas haciendo todavía más importante mantener unos niveles altos de proteína en la dieta de tu gato. 

2. ¿Cómo sobreviviría tu gato en la naturaleza?

  1. Se quedaría esperando durante una plácida siesta a que un plato de comida se le plantase delante.
  2. Acecharía a su presa como un auténtico felino en la naturaleza.
  3. Se uniría a otros gatos para conseguir comida.

Los gatos son cazadores natos. En la naturaleza, casi la totalidad de las especies de estos animales tienen su cuerpo adaptado para llevar a cabo esta tarea con características morfológicas que les otorgaban gran agilidad. Así pasaban gran parte de su periodo de actividad en busca de presas y de la defensa de su territorio. Por eso tu gato tiene ese instinto de querer visitar zonas del exterior, tan solo está repitiendo el comportamiento de caza y vigilancia de su territorio, un instinto heredado de sus antepasados salvajes. 

Teniendo en cuenta sus antecedentes como cazador es más entendible la necesidad de un alto aporte de proteína en la dieta de tu gato. Tu gato cumple todas las condiciones de buen cazador. Empezando por su mandíbula, tienen grandes dientes carniceros y un número limitado de premolares y molares. Esto hace que para ellos sea más fácil desgarrar un trozo de carne que machacar granos de cereal. En el medio salvaje, los grandes felinos arrancan con sus dientes caninos trozos de carne que engullen enteros mientras que los pequeños felinos utilizan más sus molares para masticar y triturar la comida antes de tragarla. Es muy raro que los gatos salvajes se alimenten de algo que no sea de origen animal. Como mucho pueden ingerir algo de hierba para purgar su sistema digestivo.

Aunque con una menor relevancia, los hidratos de carbono también deben estar presentes en la dieta de tu gato para que esté completa y equilibrada. Hasta ahora solo hemos hablado de la presencia de carne en la alimentación de los antepasados de tu gato pero los hidratos de carbono también estaban presentes en menor medida. Los felinos salvajes en su medio natural, ingieren pequeñas cantidades de hidratos de carbono de forma indirecta al comer las vísceras de sus presas, en donde los vegetales ya están predigeridas favoreciendo su asimilación.

Las grasas o lípidos también son un ingrediente clave en alimento de tu gato. Las presas que los felinos cazan en la naturaleza incluyen por supuesto un aporte de grasas. 

Por todo esto es importante que las dietas actuales se elaboren siguiendo una línea lo más cercana a lo que tu gato comería en la naturaleza y así garantizar que se cubren todas sus necesidades nutricionales: alto aporte de proteína y grasas procedentes de ingredientes de gran calidad, además de cantidades equilibradas de vitaminas y minerales, y un pequeño aporte de carbohidratos.

3. ¿Cuál es la principal diferencia entre la dieta de tu gato y la de un perro?

  1. El sistema digestivo de tu gato está más adaptado a digerir proteínas que el del perro.
  2. La capacidad de digerir proteínas de origen vegetal es muy baja.
  3. Las dos son correctas.

Como te hemos comentado a lo largo de este artículo, a nivel nutricional tu gato es muy diferente a un perro.

- Aparato digestivo:

El tracto digestivo de tu gato está más adaptado para digerir proteína de origen animal que el de los perros. Mientras los perros tienen un total de 42 dientes en su dentadura definitiva, los gatos solo tienen 30 dientes permanentes. Esta diferencia numérica se encuentra principalmente en los molares y premolares, responsables de triturar la comida compuesta de fibras y/o hidratos de carbono. En el estómago, los gatos tienen un pH más ácido, lo que ayuda a digerir la ingesta de carne. El intestino es más corto debido entre otras cosas a que la digestión de los alimentos ricos en proteínas es más rápida que la de los vegetales crudos. En cuanto al ciego y el colon, partes del intestino grueso en las que entre otras funciones está la digestión de hidratos de carbono complejos como la fibra, están poco desarrollados.

- Proteínas:

Aunque los gatos necesitan un aporte de proteínas elevado, la capacidad para digerir las proteínas que son de origen vegetal es muy baja. Otra diferencia es que tu gato no puede "almacenar" aminoácidos procedentes de las proteínas que van en su alimento. Si hoy le das un plato de comida que le aporte muchísimas comida y mañana le das otro alimento con un aporte muy muy bajo, tu gato no será capaz de aprovechar “el sobrante” de ayer para compensar lo de hoy. Por eso es importante que la cantidad de proteína que coma tu gato sea suficiente cada día de su vida.

- Hidratos de carbono:

Tu gato tiene poca capacidad para asimilar dietas con alto contenido en hidratos de carbono. Esto es  porque su metabolismo está desarrollado para generar energía - glucosa - a partir de las proteínas y de las grasas, lo que conseguiría de una presa en la naturaleza. ¡Quizás por eso el famoso gato Garfield se caracterizaba por sus kilitos de más teniendo como plato favorito la lasaña! Un exceso de hidratos de carbono puede desencadenar problemas digestivos graves y problemas metabólicos para tu gato como obesidad y diabetes.

4 . ¿Cuáles son los nutrientes que tu gato necesita en su alimentación?

  1. Mucha proteína y grasas y pocos hidratos de carbono, como hemos visto hasta ahora.
  2. Un alto aporte de proteína y grasa y una pequeña cantidad de hidratos de carbono pero también cantidades equilibradas de vitaminas y minerales.

Sin duda, además de todo lo que hemos visto hasta ahora, tu gato también necesita en su dieta el aporte de otras vitaminas fundamentales para ellos y un equilibrio de minerales. 

- Taurina y arginina:

Hay dos aminoácidos imprescindibles en la dieta de tu gato debido a la incapacidad de “crearlos” a través del metabolismo de las proteínas: la arginina y la taurina.

Estos dos nutrientes solo se encuentran en las proteínas de origen animal. Este hecho confirma que, durante la evolución de los gatos, su metabolismo no fue "forzado" a adaptarse a la falta de estos nutrientes como sí ocurrió con los perros. Los gatos tienen que conseguir estos nutrientes a través de un dieta rica en proteína animal, sí o sí.

- Grasas animales:

Los gatos no son capaces de sintetizar el ácido araquidónico, un ácido graso esencial para sintetizar hormonas, membranas celulares y otros procesos biológicos importantes, a partir de la grasa de la dieta. Por eso, el alimento de tu gato debe contener este ácido graso y, por tanto, grasa animal ya que la grasa vegetal tiene niveles mínimos o nulos de ácido araquidónico.

¿Cómo cubrir todas las necesidades nutricionales de tu gato?

Ahora que sabes más cosas sobre las necesidades y características nutricionales de tu gato seguramente te preguntarás si estás respetando su naturaleza con la alimentación que le das.

Deje una respuesta

*
**No publicado
*Comience su URL con http://
*